Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cierre inminente del foro
Mayo 5th 2015, 09:15 por Silver Fullrage

» FELIZ CUMPLEAÑOS ZAFIIRA!!!
Abril 27th 2015, 19:37 por Naickroz

» quiero que te mueras. (JUEGO)
Abril 19th 2015, 22:19 por wish

» Atrapando la serpiente [Libre]
Abril 18th 2015, 11:50 por Silver Fullrage

» Alas de fuego que rompen cuellos (Chimera 1)
Abril 15th 2015, 18:49 por Zafirra Amakuza

» Mentira owo)/
Abril 11th 2015, 22:29 por wish

» Desesperante conclucion (priv)
Abril 11th 2015, 11:56 por Zafirra Amakuza

» Cierre de temas.
Abril 11th 2015, 11:11 por Zafirra Amakuza

» Its only the fairy taile[Zafirra][LISTO]
Abril 11th 2015, 11:09 por Zafirra Amakuza

Administradores
 photo Sintiacutetulo-3_zps1bc73ca0.png
Estación del año
Y llego el verano el momento del calor, el sol y la playa, disfruta, juega, comparte, enamorate y vive hasta el máximo tu hermoso Verano...
Destacados
Mejor masculino, Mejor femenino, Mejor tema del mes, mejor villano, cuantas categorías hay ¿que esperas para ganarte un lugar dentro de ellas?
Mejor Femenino
 photo Mejorfemeninonoco_zpsc8809d96.png
Mejor Masculino
 photo masculinonovo_zpsfcee2fcd.png
Pareja del mes
 photo pare_zps099a276b.png
Mejor tema
 photo temo_zpsbb0f0468.png
Afiliados
 photo Afiliadosnovo_zps1d847acd.png
Creditos
 photo creditosnovo_zps6a5f8b4a.png
Khr-Reborn-rol entrega completamente el derecho de autor a sus respectivos dueños, ya sea en las paginas de diseño de Zerochan, Fanart y dibujos originales que no tienen fines de lucro mas la propia autora y creadora de la Serie Akira Amano,el uso indebido de estas imágenes que han sido transformadas o coloreadas para uso personal o de otras paginas queda totalmente prohibido.
 photo Facenovo_zps8d0a8a1e.png

Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Ir abajo

Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Febrero 23rd 2014, 18:54

Tenía el pecho acelerado por completo y al garganta oprimida, cada aspiración de aire helaba por completo mi estómago y despedía un aire blanquecino como una bruma, no era para menos, era Rusia, Madre Rusia como la llamaba Steven, era una de mis primeras misiones de entrega, sabía que mamma también comenzó de la misma forma y aunque estuvieron un poco reacios de enviarme a un lugar tan lejos de Japón accedieron al ser una entrega de clase "C" un producto que el cliente no podía hacerse llegar desde otro país porque era delicado, no pensé que habría mayor inconveniente, generalmente me bajaba del avión, buscaba al cliente, entregaba recibía un sello y volvía a casa todo el mismo día incluso con solo unas horas en el lugar, pero esto era completamente diferente….

-HIAAAAAAAAAAA-me agache contra un edificio cuando se sintió otra explosión, lleve mis manos a los oídos mientras el temblor de la tierra terminaba, llevaba menos de 5 horas en el país y ya era un caos total, había estallado un golpe de estado o algo con la rebeldía, palabras que no comprendí del todo, Steven haría lo posible para enviar por mí pero aun así tardaría y estaban bombardeando a cada avión que cruzaba la frontera, venir por mí en tierra tardaría semanas, una nueva explosión me hiso agacharme casi al punto de sollozar –Valla vergüenza de tormenta- murmure entrando a un pequeño callejón oscuro tratando de recomponer la fuerza y apreté el paquete en mi pecho –un lugar seguro, encuentra un lugar seguro, tienes un rastreador, nada va a pasarte, te encontrare….-murmure para mí las palabras de Steven mesclada con los gritos de Eytan, seguramente no era lo que esperaban, iba a ser fácil dijeron, iba a ser simple dijeron, que volvería a casa para la cena… -eso también lo dijeron- sentí el gruñido en la boca del estómago y trague mi saliva, no estaba acostumbrada a pasar hambre ni mucho menos el dolor o el miedo de estar sola.

Mire el cielo que ya se había oscurecido pero en vez de estrellas y luces bonitas, lo que parecía ser un nuevo amanecer reflejaba por el costado de algún lado, un incendio seguramente, pero no habían sirenas ni tampoco gente en las calles, había tomado la decisión de abandonar el aeropuerto cuando sonó la primera sirena, pensar solamente que ya de él no quedaría nada me hacía estremecer, hui de un lugar que no conocía a quizás un lugar peor. –Que querría el cliente que le entregara a esta persona…. Dijo algo de una ayuda….-murmure revisando una vez más el objeto, una caja pequeña no más que una de zapatos –está en algo raro… Li…li la….rosa? no entiendo ajg….quien se llama asi…-deje caer los brazos y cerré los ojos, el olor a humo y gases era bastante profundo y se acercaba seguramente por el viento, no había nieve pero el clima ya era lo suficientemente frio para calar los huesos.

[size=18.18181800842285]-¡¡¡¡¡…… …… ….¡¡¡¡¡-[/size]

Unos focos me segaron por un momento y unas armas se apuntaron a mí, no entendí el idioma y absolutamente anda de él, pero no se necesita un diccionario para que cuando te apunten soldados con armas no saber que querían –No yo… soy japonesa… Italiana….-murmure tratando de levantar una mano pero eso los puso más alterado hasta que uno grito señalando el paquete negro cuadrado que llevaba apretado contra mí –NO, NO ES… ES, ES UNA ENTREGA SOY¡¡¡¡….- ok ahora el clima se había puesto tenso y alguien saco el seguro de una de sus armas apuntando mientras otro hablaba por la radio.

-Maldición….-murmure llevando mi mano hacia atrás apretando mi anillo, mientras controlaba el corazón que latía a mil por hora, como era yo usar mi fiamma en esta tormenta de tensión podría ocasionar que explotara todo, no era lo suficientemente fuerte… no tenía el suficiente control de las cosas, cerré mis ojos que tanto podría dañar la ciudad, habría alguien inocente entre esa gente? –mamma…. Steven…. Algu…ien…. Ayuda-susurre al punto de las lágrimas cuando la fiamma se abrió, si no dejaba de temblar iba a derrumbar todo, y a toda esta gente conmigo…


Última edición por Zafirra Amakuza el Marzo 9th 2014, 08:41, editado 1 vez

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Febrero 23rd 2014, 20:29

Ya no existía el gobierno de Svetlana, los rusos y Americanos estaban formando uno a la espera de que los revolucionarios pudieran  poner a alguien íntegro, ella figuraba como B.O.W y como miembro de los revolucionarios  iba a ayudar a la reconstrucción del país, arreglarían el país, arreglarían todo lo que Svetlana había hecho, los restos del anterior gobierno que pretendían hacerse con el puesto que ella había tenido y mantenerse en el poder,  estaban bombardeando  a cada avión que cruzaba la frontera,  parece que para prevenir que ni los rusos ni los americanos se metieran a ayudar a los revolucionaros, por suerte este rango de ataque estaba controlado, en la ciudad el ejército estaba protegiendo a la gente, otros habían sido enviados a las afueras para ayudar a evacuar a los civiles y terminar con la tiranía de esa gente. Lili no había dudado cuándo los revolucionarios se pusieron en contacto con ella y Marcus, todavía tenía el traje como Fantasma y sus cajas. Su hermano gemelo se ocuparía de la parte de los civiles mientras que ella iría a investigar quién lo había empezado, los revolucionarios habían sido muy claros: No querían un derramamiento de sangre, todo lo que les interesaba era capturar, no convertirse en asesinos. Sólo podían matar si no quedaba más remedio.  

Sin embargo su traje de fantasma había perdido parte del equipamento, como las gafas de visión nocturna y de llamas, por ello tendría que montarlas de nuevo, había pedido las piezas imprescindibles a Japón,  desgraciadamente no sabía con seguridad si llegarían a tiempo y la situación era urgente así que tuvo que ir a cumplir ya que no deseaba que gente inocente muriera o fuera capturada para sádicos experimentos como le había sucedido. Se dispersaron para cubrir más terreno, la sirena estaba sonando para que la poca gente que no estuviera bajo el fuego cruzado pudiera ser evacuada.

Lilia  corrió con su cuerpo tenso mientras  abriendo fuego con el rifle, las balas le pasan casi rozando su mejilla derecha, se escuda  tras un muro caído, apoya la espalda contra la superficie fría,  el olor del humo y la gasolina inunda el aire, las marcas de los bombardeos  intoxican la visibilidad del entorno, abre el recambio colocando nuevas balas cuándo oyó el grito a apenas unos metros, por dónde quedaba el aeropuerto y un poco más. Alzó el rifle por encima de su cabeza disparando antes de ir hacia los gritos, paró sus pasos apenas a unos metros  ocultándose tras un furgón de reparto de miel volcado, eran soldados del régimen de Svetlana, de los pocos que quedaban parecían rodear a una joven chica, probablemente más joven que la propia Lilia, le ordenaban que se entregara sin oponer resistencia mientras uno por radio afirmaba que habían encontrado otro sujeto joven para iniciar la experimentación bio— orgánica. La joven de cabello arena frunció el ceño  al oír eso, la ira calentó su sangre al punto de que si el rifle no fuera hecho de los materiales más resistentes seguramente ya se había derretido.  Abrió el cinturón marrón sacando una de las cajas. No le vais a hacer lo mismo que a mí, no os lo voy a permitir” pensó entrecerrando los ojos,  la llama rojiza ardió con furia en su anillo el cual encajó en su caja.  

Una pequeña figura salió de la caja, los diminutos ojos de Heimlich la observaron en un apagado ronroneo al reconocer la situación de lucha, el iris del suave color arena varió a un fuerte color amarillento rojizo al conectarse con el panda rojo.

Hei, vamos a salvar a esa chica-dijo con decisión señalando a la joven chica rodeada por los soldados-. Llamaré la atención de la mayoría, infecta a los que se queden con ella.

Heimlich se agazapó con el pelaje irradiando aquellas llamas infernales mientras Lili apuntaba  y disparaba al que había quitado el seguro del rifle haciendo que su mano sangrara, el sujeto dejó caer el rifle mientras los otros apuntaban desde dónde vino el tiro, la joven se alzó dando un silbido antes de echar a correr  mientras mandaban unos cuántos a cogerla, de reojo observó como Heimlich aprovechaba la ocasión para ir a por los que se habían quedado rodeando a la jovencita,  se escudó tras una pared, el primero que apareció lo golpeó con la culata  del rifle en la cara echándolo contra el suelo, con la conmoción disparó  a las rodillas del siguiente,  se cubrió con el mismo usándolo de escudo humano antes de disparar. En esos tensos momentos en los que su cuerpo estaba con la adrenalina, en los que casi sentía el gélido aliento de la muerte en la nuca por fin se paraba a mirar, se colgó el rifle del hombro amarrando a los que aún no miraban.

Soy Lili, estoy informando: Tengo cuatro soldados enemigos atados que necesitan atención médica, un quinto muerto-informó por el auricular de su oreja—. Sean cautos, vendrán más por aquí.

Hubo algunas interferencias escuchando como trataban de poner la frecuencia.

Recibido, Lili…Manda…coordenadas….enviaremos…..equipo….médico.. y….soldados de apoyo-oyó a duras penas, pero suficiente para que pudiera mandarles las coordenadas antes de salir corriendo hacia dónde había dejado a Heimlich con la chica desconocida.
Al llegar vió que el pequeño panda rojo cumplió con su cometido, los soldados agonizaban en el suelo con las mordidas del ataque “infección” consumiéndoles a cada momento mientras el animal yacía vigilante protegiendo a la chica, Lili bajó el rifle haciéndole señal de que ella no iba a lastimarle, antes distinguió algunas palabras, era extranjera, creyó entender que algo japonesa, por lo que decidió que debía hablarle en japonés, esperaba que la entendiera.

¿Te encuentras bien? ¿Te lastimaron?-se agachó a su altura.

Le pareció que su estómago rugió y buscó en su cinturón sacando una chocolatina envuelta, la mostró despacio, esperaba que con eso se tranquilizara pues tenía que llevarla a un sitio seguro ya que ya escuchaba como se acercaban más soldados enemigos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Febrero 23rd 2014, 21:34

-HIAAAA- apreté mi cuerpo contra la pared y me agache, estaba aterrada, había visto muertes, sabia de ella y la había visto aunque muchos me decían que era una ilusión yo la había visto, apenas los cuerpo tocaron suelo de una ráfaga salida de quien sabe dónde apreté aún más mi cuerpo y el paquete repitiéndome completamente que estaba en un lugar seguro, aunque quisiera mis ojos no dejaran de ver lo que había pasado en apenas unos segundos, habían sido minutos estaba segura pero así como el primer destello apareció de la nada derribando un soldado todo termino, delante mío tenia a una persona con un uniforme y la cara marcada de sudor mientras recomponía su respiración y hablaba en la misma lengua extraña que yo no podía descifrar dando señales por un transmisor, me basto una mirada completa de ella y pude visualizar su arma en un costado un rifle seguramente y de buen calibre, no que yo conociera mucho de armas pero sabía cuándo un arma era buena y pesada.

La castaña puso sus ojos en mí y retrocedí un momento, no veía que fuera mala pero aún tenía ese miedo marcado y el pitido n el oído de los disparos, baje la vista hacia los cuerpos que aún se movían y al que no con una herida pequeña en la sien con los ojos mirando sin luz hacia el cielo nocturno, también pude ver al pequeño animal que correteaba por los pies de la chica y enseguida pude comprender que era.

-Eres una usuaria de fiamma- no era una pregunta más bien una confirmación propia la chica se agacho hasta mi altura, pese a  la situación podía sonreír incluso casi como alivio, eche la capucha hacia atrás de mi abrigo y la mire –Hablas japonés también-comente en mi idioma y pude sonreír un momento, no sabría si llamar “a salvo” la situación donde me encontraba pero aquella chica me daba confianza, estaba en su cuerpo marcado que ella había vivido aquí que sabía cómo era todo y aun así podía sonreír y ayudar a una extraña, mire la golosina que había sacado mientras seguida dando algunas palabras por la radio y la tome, no sabía que era ni cual era realmente su componente, solo me lo eche a la boca hambrienta, no estaba para escatimar en una situación así –me llamo Zafirra, estoy aquí buscando a alguien- sabía que era completamente de locos sobrevivir a algo y pensar enseguida en mi misión, me puse de pie con cuidado y sentí más pasos y como el pequeño animal que no podía decir que era se puso a gruñir con fuerza mientras mi salvadora cargaba con suma rapidez su arma y me señalaba un camino.

No dude en seguirlo corriendo detrás de ella mientras la criatura abría el camino apareciendo y desapareciendo de mi vista, este lugar era un completo laberinto y otra vez volví a sentir la presión de verme rodeada, solo podía seguir a aquella chica a ojos ciegos apretando aun la caja con fuerza mirando en todas direcciones –donde…. Vamos…-gemí casi en gritos mientras trataba de seguir con fuerza su paso, apenas en un corredor de edificios abandonados salió de la nada un soldado casi frente a frente alzando su arma directamente hacia mí con la culata de frente.

-…n….o…-murmure casi en cámara lenta levantando la mano con los ojos aterrados, soldado y yo intercambiamos una mirada de susto y luego su cuerpo prendió en fuego por completo –NO¡¡¡-grite retrocediendo asustada mientras mi mano derecha ardía con fuerza de un color Carmín glorioso para luego desaparecer  y aquel hombre gritaba hasta los cimientos dejando gritos desgarradores mientras su cuerpo caía hacia mí ya aterrada existencia.

-No quise hacerlo yo…- apenas pude decir algo cuando la castaña llego a mi lado sin decir nada y me jalo por el mismo brazo obligándome a caminar y correr luego, solo pude mirar por última vez al hombre que acababa de lastimar, cerré los ojos y me obligue a continuar tragándome las náuseas y el chocolate que había llenado mi estómago hace poco.

-No queria dañar a nadie…. Yo solo quería cumplir… -susurre más la castaña susurro algo parecido o entendible a “yo pensaba así” y siguió el camino y yo pisándole los talones, mientras el paquete aun oscilaba entre mi mano balanceándose con cuidado.

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Febrero 24th 2014, 10:23

Intentó que su mente trabajara en lo que acababa de ver, ella no pudo hacer eso, no pudo prender a aquel hombre, no fue ella, fue la jovencita a su lado, inmediatamente estuvo a punto de gritar a Heimlich pensando que había infectado a la pobre con esa maldita llama, pero ella no parecía estar herida, algo había dicho antes que era una usuaria de llamas, los científicos usaban esos términos constantemente pero no sabía que querían decir, tampoco se lo pregunto a la chica porque lo que imperaba era moverse antes de ser encontrados, tenía que alcanzar algún punto seguro pero las habían sorprendido . Cambió la dirección de sus pasos con el corazón apretado contra su caja torácica recorriendo el estrecho callejón, soltó momentáneamente a la joven al verse sorprendidas por dos asaltantes más, colocó  a la extranjera detrás de su cuerpo, el traje estaba blindado, la protegería de las balas, apuntó y disparó, las balas parecían rebotar por  los ladrillos, pasaron por encima de los heridos, corrieron un largo trecho hasta dar con la parte de atrás de una iglesia: el punto seguro.  

Forzó la puerta de atrás dejando entrando primero para asegurarse que no había nadie, apuntó cada banco y cada rincón, entonces llevó a la chica con ella atrancando la puerta, recorrió los escalones de piedra marmórea hasta el segundo piso dónde tenía una buena perspectiva qué defender si entraban antes de la llegada del refuerzo. Por el momento parecía que tendrían algo de paz. Caminó en círculos unos minutos con el rifle a cuestas, Heimlich se había acurrucado en una esquina aparentemente despreocupado, sus ojos pasaron de la tonalidad amarilla a la de color arena al desconectar su voluntad del animal. Volvía a pensar qué pasaba con la jovencita. ¿Cómo tenía eso en su cuerpo y por qué? Marcus también tenía ese fuego interno como ella, desde que terminó en el laboratorio terminó por pensar que ella se lo había contagiado de alguna manera, pero…..demasiadas preguntas habían surgido en su mente con la chica de cabello rojo. Como buscar una aguja en un pajar.

Tengo algunas preguntas que querría hacerte-afirmó parando su caminar—. ¿A quién buscas?

Al darse cuenta de que su tono era brusco y ella parecía asustada quiso denominarse estúpida, balanceó sutilmente su cabeza y se sentó en uno de los bancos de madera, sus ojos se quedaron fijos en una de las pocas velas prendidas de la mesa antes de volver a mirarla con arrepentimiento.

Me llamo Lili Lavroslav, tu nombre es muy bonito, Zafirra-dijo amablemente,  pensó que era un buen comienzo presentarse dado que la chica lo había hecho—. Lo siento, debería tener en cuenta que debías estar afectada.

La imagen del hombre en llamas volvió a su mente, sin embargo le parecía más importante ofrecerle consuelo.

No….no sé qué es eso de los usuarios de llama que has dicho-admitió con sinceridad—. Pero sí sé que hicieras lo que hicieras hace un momento fue un accidente….no querías hacerle daño a propósito…….a veces sentimos las cosas muy intensamente….

Volvió a quedarse  en silencio, acarició distraídamente la superficie del rifle pensando esos primeros días en los que ella sólo estaba encerrada en la célula de extásis, viviendo una y otra vez el ardor en sus carnes con cada modificación, pensando en morir de una vez, otras— en esas ocasiones en las que la soltaban— incinerando todo lo que encontraban hasta que conseguían sedarla. Una vez, dos veces, tres……infinitas más. Parpadeó y recordó a la chica a su lado.

Estamos sofocando lo último que queda de nuestro anterior gobierno, lamento que te pillara el fuego cruzado cuándo sólo tenías que hacer tu trabajo-se disculpó, procuraba hablar en japonés, su acento de la lengua natal era notorio en cada palabra, vacilaba al dudar sobre alguna pero procuraba sustituirla por otra que tuviera el mismo significado, trataba de comunicarse con ella—. Eran soldados de la antigua presidente, yo pertenezco a los revolucionarios pro— independientes, he venido aquí con la orden de ayudar en la evacuación y evitar eliminar en la medida de lo posible aunque lo último…no está siendo fácil.

Se levantó y se acercó con el rifle a la ventana, a través de la imagen de San Mateo  observaba el caos en la calle, un tanque pasó por la calle paralela, había más disparos, el silbido de los proyectiles  resonó en el firmamento antes de estrellarse, el humo ascendía en columnas negras perdiéndose en el aire, apretó el transmisor contra su oreja  por si había alguna nueva pero, salvo interferencias y sonidos entrecortados, no oyó nuevas situaciones ni órdenes. Volvió  a mirarla. “Qué joven….me recuerda a mí cuando fui capturada….”pensó abrumada por la realidad de su pensamiento, era sólo una cría cuándo le robaron su adolescencia. Volvió a abrir lo de su cinturón sacando algunos comestibles más.

Deberías comer algo más….te aliviará-el chocolate era reconfortante, una especie de quitapenas, quizás la ayudaría.


Spoiler:
"blablabla" -habla su idioma normal.
"blablabla" -habla japonés, me pareció que así sería menos confuso xD

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Febrero 24th 2014, 11:44

Entramos en aquel oscuro lugar, una catedral lo poco que alcance a ver, como en aquellas películas de zombies donde buscas un refugio lo suficientemente firme para ocultar, seguí avanzando luego de que la castaña despejara y revisara el lugar hasta el segundo piso, pequeño y con buena vista a la situaciones aledañas de las calles, el lugar era claro que se ocupaba más de una vez para algo similar, tanto muebles como restos de objetos se arrimaban a una improvisada repisa, ella encendió unas velas mientras simplemente yo me arrodille en el suelo y oculte detrás el paquete y saque mi radio, solo que seguía sin mostrar ningún tipo de reacción, seguramente Eytan estaría entrando en un shock nervioso al no poder dar conmigo.

Cerré los ojos un momento ya nada podía hacer hasta mañana y quizás mas, no tenía una noción de hora por el cambio de horario pero el cielo ya marcaba cada vez más oscuridad, aunque el fuego anaranjado no había disminuido en lo más mínimo en los extremos de la ciudad.

Me puse tensa y me sentí firma la escuchar sus firmes palabras, sin duda una mujer que estaba acostumbrada a mandar y ser obedecida, totalmente lo opuesto a alguien como, pese a que su cuerpo se relajó en torno a mi reacción solo pude hacer una mueca de disculpa a mi comportamiento, no podía menos que reaccionar alterada a todo lo que minutos atrás había vivido, ni siquiera podía recordar el camino correcto por donde vine entre todos el fuego cruzado, y los muertos.

-Está bien-conteste con lentitud en mi japonés, no era bueno hablarle en Italiano tampoco y el inglés no lo dominaba del todo –Mi Mamma me puso el nombre por mi Abuela, lo que sucede aquí es como en otros países, solo que yo lo vi frente mío y no por una pantalla en mi hogar-murmure tratando de ser lo más educada posible, Lili También es un buen nombre-comente bajando la vista y desabrochándome la capucha color rojizo que me vestía, debajo había un uniforme de color negro con líneas rojizas muy apegado a mi cuerpo y con unas alas marcadas en un círculo en el pecho.

-A veces no puedo evitarlo- comente tratando de olvidar lo sucedido hace algunos momentos, -mi familia no me permite salir sola porque puedo causar grandes accidentes, tu también eres una usuaria no?- pero ladee mi cabeza cuando me contesto que no tenía el significado ni lo entendía en lo referente a esa palabra –La fiamma es… ham… un poder con el que la gente … nace… -trate de recordar todas las palabras que Eytan uso conmigo explicándome en la pizarra –es una voluntad de vivir y conseguir… algo… y se manifiesta en algo mágico… creo- Bien, eso no era absolutamente ninguna respuesta obvia ni tampoco podía hacer que una extranjera lo entendiera –ha… pero hay distintos tipos, no solo como yo hay gente que tiene más poder y es muy fuerte, mi tío es un monstruo o eso dicen de el- murmure tomando los otros paquetes que me cedían de alimento y comencé a comer uno –lo que si logro entender es que reaccionan a las emociones, yo no puedo controlarme bien por eso cuando me asusto o me pongo tensa no tengo control sobre ellas –susurre girando mi mano y la llama volvió a aparecer para luego irse –aprender a hacer solo eso me llevo meses- murmure.

-No  entiendo muy bien los regímenes ni nada por lo parecido y te pido mis humildes disculpas-susurre cuando note que había divagado en su primera pregunta, aun con lo que parecía ser alguna masa dulce en la boca me di vuelta para revisar mis cosas –Aasfahgffff ddsdsdjj assdfa¡¡¡-murmure dándole la espalda por unos segundos donde el logo de la una quimera se notó a toda perfección en mi espalda, también sabía que más de una vez me habían dicho que no debía hablar con la boca llena aunque por ahora no creo que importara mucho.

-A veces me toca hacer entregas y recuperaciones de objetos es parte de mi trabajo, aunque no sé si pueda dar con mi cliente –Saque el paquete detrás mío con el papel negro de fondo –Normalmente entrego y me retiro pero con esto se alertó a mi familia que debería venir por mi supuestamente cuando las cosas se calmaran un poco, aunque lili llego justo para ayudarme así que eso no es del todo malo –sonreí mostrándole el paquete –El cliente me dijo que la persona iba a estar en el aeropuerto esperando, pero en ese lugar no había nadie y bueno todo comenzó a volverse un caos, no entiendo muy bien ruso y las palabras parecen figuritas curiosas –sonreí –El paquete es de clase 5ª significa que se hambre con fiamma la llama que te mostré recién-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Febrero 25th 2014, 14:47

Iba escuchando las palabras de Zafirra, llevaba el nombre por su abuela, ella se llamaba Lilia por la flor Lilium, la primera flor que su padre le había regalado, pero no se sentía capaz de mencionarlo, es cómo si sólo pudiera escuchar su voz y vigilar el entorno, similar a la estancia en el laboratorio, hizo un pequeño asentimiento cuándo le oyó decir que el suyo era un buen nombre, alzó las comisuras de sus labios hasta elaborar una tímida sonrisa, volvió a posar un ojo a la ventana queriendo distinguir algo más que los zumbidos y el sonido de los disparos, una pequeña nube negra volvió a hacer expirando proyectiles a su alrededor, una granada de mano. No pasó cerca pese a que el techo comenzó a soltar algo de polvareda por encima de sus cabezas, el suelo tembló ligeramente.

La luz de las velas era tan tenue que nadie reparaba en que allí pudieran estar ellas, fuera las pocas farolas que aún recibían corriente y se encontraban enteras iluminaban la calle siendo atacada, el resplandor se hacía más intenso en tonos rojizos iluminando la iglesia cuándo los proyectiles explotaban, hubo una especie de breve pausa en la que ya no se oyó nada, ni siquiera los quejidos. Únicamente ella y la voz de Zafirra, se dejó caer sentada a un lado suyo pero estableciendo un metro de alejamiento, apretó el rifle contra su pecho: su gran compañero de existencia, exceptuando a Heimlich. Su respiración volvió a la normalidad aprovechando esos momentos en los que la chica extranjera respondía a sus preguntas de forma amable pese a la rudeza que ella había mostrado al inicio.

Era un consuelo que pudieran entenderse mediante el japonés.

Sin embargo algo captó su atención.

No tienes que disculparte, desde fuera la situación nunca es fácil de entender y no te creas que aquí la cosa mejora, la mayoría de la gente pensaba en nosotros como terroristas antes del cambio de régimen-suspiró pensando en esos días antes de ser contaminada en los cuales ella iba con pistolas en su cintura y trataba de reunir las mayores provisiones y medicinas posibles.

Rió sin querer cuándo ella habló con la boca abierta porque eso era algo que ella mismo había hecho hacia tiempo, de hecho parecía que hacía un milenio desde la última vez que lo hizo, pero había que ponerse serio, la joven pelirroja le acababa de dar unos datos que no había acabado de entender.

Perdona, ¿has dicho un poder con el que nace la gente? ¿Un voluntad?-apretó sin pretenderlo el rifle con fuerza, tanto que de no ser porque el traje que recubría sus manos también, lo más seguro es que su acompañante podría haber apreciado sus nudillos completamente blancos, frunció el ceño mientras su boca formaba una línea tensa—. ……Hijos de puta….-maldijo en su lengua natal con una profunda ira asentándose en los ojos de color arena.

Necesitó de varios minutos para relajarse, el hecho de ver su misma llama irradiar la mano de Zafirra y que ella lo viera como algo tan natural hizo que su corazón se encogiera en lo profundo de su pecho, ¿cuántas veces pensó que la razón de que su hermano tuviera llama era porque ella le había infectado? ¿Qué otra cosa iba a pensar? Fueron todas las explicaciones que recibió, que ella estaba infectada por algo horrible y nunca más volvería a ser humana. Tragó en seco como si eso consiguiera hacer que su rabia fuera para las profundidades de su cuerpo.

Lo siento……-meneó despacio la cabeza—. Es sólo que a mi me dijeron otra cosa……-murmuró.

Pero, ¿cómo explicárselo? ¿Cómo explicar que sus padres no pudieron explicarles bien sobre aquello por precaución? ¿Cómo explicar que cuándo ella fue capturada le dijeron que era una infectada que propagaría eso y no volvería a ser humana nunca más? Se sintió tan estúpida que se avergonzaba de sí misma.

Voy a necesitar que me respondas unas preguntas más….-miró de reojo por la ventana, todavía silencio, intentó captar algo más que una simple interferencia, apenas le llegó un susurro más alto que otro—. Pero tenemos que contar, ¿tienes un reloj ahí? Necesitamos contar exactamente diez minutos y salir de aquí.

Diez minutos, eran diez minutos los que debían esperar antes de salir del punto seguro pues estaban anunciando que en ese tiempo se bombardearía toda la zona y si salían antes podrían verse sorprendidas, dese luego teniendo en cuenta el frágil control que tenía Zafiira no era bueno someterla a una situación tan tensa. Miró entonces el paquete que la chica portaba en brazos.

Entregas y recuperaciones, está bastante bien-se silenció al volver a escucharla, entendía bien eso, Marcus no hacía otra cosa que preocuparse por su bienestar y gran parte de esa preocupación era por el hecho de que no estuvo para protegerla—. Hay otro lugar al que puedo llevarte, hay radios para hablar con el exterior, seguramente podrás contactarles si conoces su frecuencia. Así que ese paquete se abre con llama roja, ¿qué nombre figura?

Se preguntaba quién más aparte de ella y de su hermano tendrían llama tormenta en esos parajes, no era algo que veía todo lo días y menos después del barrido de eliminación y reclutamiento de “infectados”.

Es cierto, tenemos una forma de escribir algo difícil-rió y escribió entre el polvo una serie de letras raras—. Tu nombre se escribiría así en mi idioma-añadió algo más tranquila.

Volvió a contar para adentro, ¿cuánto había pasado ya? Observó levemente el traje que llevaba Zafirra, le parecía muy curioso, no había visto nada así antes y se preguntó mentalmente si le serviría para algo específico con las llamas. Volvió a mirar de reojo y se levantó, Heimlich alzó sus orejitas y su pelaje se erizó empezando a soltar pequeñas chispas.

Deberías volver a poner tu capa, creo que vamos a tener que salir a corriendo y a tiros hacia el lugar que te he dicho-dijo quitando el seguro de su rifle mientras lo empuñaba con firmeza.

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Febrero 26th 2014, 11:19

-Ha un reloj… reloj…-murmure sacando mi transmisor aun funcionaban las aplicaciones básicas –tengo un cronometro y estamos a casi menos 4 grados –comente tratando de decir algo para aminorar un poco toda la atención que habíamos vivido hace poco. saque mi transmisor aunque su señal era nula por la ubicación, en realidad no tenía comunicación desde hace varias horas, Steven me encontraría no dudaría de eso Wish y Eytan vendrían por mi aun si el tenía que destruir por completo el lugar para encontrarme cosa que no me gustaría, este lugar quizás no iba a  volver a ser nunca como antes, y si fuera así las heridas de la gente nunca san ni aun en generaciones posteriores.

-entendido-susurre poniendo el reloj a su punto clave de diez minutos completos, y escuche sus palabras al tiempo que una sonrisa aparecía en mis labios –Una radio me vendría muy bien- dije con total seguridad, podría comunicarme con los míos, aun si no sabía con exactitud una frecuencia leve si algo salía de aquí Steven encontraría la frecuencia enseguida y vendría por mí, o eso era lo que yo pensaba, después de todo en el peor de los casos era positiva.

-El nombre no lo comprendo muy bien pero es algo con larosa…. O lavrosa…. Realmente no lo comprendo bien- comente limpiando y buscando su etiqueta para mostrársela aunque su rápido accionar me hiso levantarme de igual forma –S-Si- susurre ajustando el paquete en mi espalda y ajustándolo con sus correas especiales mientras tomaba la capucha rojiza y la echaba sobre mi cuerpo mientras el pequeño animalito se erizaba seguramente habían detectado algo cercano, un pitido me hiso mover la cabeza al transmisor de mi muñeca –quedan 2 minutos…-murmure silenciosamente, no bastaba hacer más preguntas para saber que teníamos que movernos por las buenas o ellos vendrían por las malas.

-Te seguiré- murmure apretando mis puños –aunque no lo parezca soy muy buena huyendo y corriendo, pero el hecho de no conocer el camino será un problema- murmure aunque nos habíamos conocido hace tan solo unas horas sentía que podía confiar en esta persona que había visto sin duda mas mundo que yo sin ningún problema, escuche solo su señal y abrió la puerta de una patada avanzando con una gran rapidez pese a la arma que llevaba consigo cargándola como si fuera una plumilla, aminore el paso lo más cerca de ella mirando a mis alrededores, y allí vinieron los primeros disparos y las luces que encendían el mundo.

Giramos varias veces y vi con precisión como no dudaba en apretar su gatillo sin problemas y varias veces vi caer gente a veces con un alarido y muchas otras caían con un ruido sordo del cual no volvían a moverse, ni siquiera basto que yo utilizara fiamma, más tranquila podría manejarla dentro de algo pequeño pero bastaba solo una alteración y causaba un gigantesco caos, habían pasado varios minutos donde solo nos habíamos detenidos para llegar al siguiente punto un objetivo a la vez.

Escuche algunas palabras en su idioma natal y pude vislumbrar lo que parecía un túnel negro plagado de chatarra y palos cercanos, todo completamente oscuro y muerto, alce la vista con una ceja cruzada-¿es aquí?- pregunte dentro de mi estupidez propia más ella solo me echo una mirada y casi como un felino comenzó a pasar por el lugar que a simple vista era impenetrable, cada paso, cada movimiento de cuerpo era esencial, de lo contrario corrías el propi riesgo de atorarte o dañarte con todo lo que había alrededor.

-es muy difícil…-comente siguiendo uno a uno sus pasos, pasaron unos minutos más que parecían eternos cuando una luz se vislumbró y Lili dijo algunas palabras en Ruso que fueron interpretas con una respuesta de algo similar mientras más voces se unían a la otra , apenas pasamos un campamento de muchas personas se levantó a saludar, en una jerga de idioma incomprensible para mí, el olor de algo parecido a comida se juntaba frente a unas pequeñas hogueras y mucha gente hablaba al mismo tiempo, pese a que esa gente tenía la ropa y el cuerpo lastimado, manchas en la cara y las armas bien apretadas contra su cuerpo  pero aun así encontraban momentos para sonreír y hacer bromas entre ellos.

Alguien se percató en mi pero lo que logre responder no fue entendido por nadie –ha… necesito una radio…. Por favor…-murmure cuando alguien toco mi cabello y después mi capucha –Ha… Lili?...- sabía que sería raro, porque había una extranjera en este lugar…

-¿lili?...-

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Febrero 26th 2014, 15:45

Estaban a salvo.  

La llegada al campamento base era complicado, pasar también era difícil era un intrincado movimiento de sigilo, ella ya estaba acostumbrada, como era la primera vez para Zafirra  era algo un poco complicado, pero la jovencita tenía buena figura para pasar y también parecía que si bien no tenía entrenamiento soldado como el que ella experimentó en las instalaciones si tenía nociones sobre algo que ella no sabía, pero estaba convencida de que la joven sabía mucho más de lo que ella sabría preguntarle, además en ese momento en el que habían huido llevándose todo por delante vió que era una chica rápida y ágil, algo muy a tomar en cuenta, definitivamente tenía muchísimas preguntas rondando la cabeza, el caso es que antes de poder prestarle la ayuda y hacer unas cuentas preguntas debía hablar con sus compañeros, explicarles sobre la chica ya que no eran muy dados a confiar de buenas a primeras  y menos si se trataban de extranjeros.
Había mucha paranoia con la gente que viniera de fuera tomándolos por gente de la CIA o quién sabe qué agencia, pero básicamente con aquellos que una vez les habían llamado terroristas y ahora los acogían como aliados, todavía existían tantos recelos que no se llegaba a saber con seguridad si se podía confiar o no en la chica, así que ella tenía que tratar  de convencer de que Zafirra no representaba ningún tipo de amenaza lo que le llevó largo rato, Dushan era testarudo hasta decir basta y requería mucha más insistencia, sus dos guardaespaldas, un hombre como un armario y otro más bajo con el pelo afeitado parecían querer pegarse un tiro si la discusión se alargaba, pero Lili obvió el gesto, estaba decidida a ayudar a la pelirroja tal como había dicho antes que…a todo esto, ¿dónde estaba? Miró a su izquierda y a su derecha dándose cuenta de que la había dejado un poco atrás, Heimlich bostezó sobre su hombro, apretó las patas contra el tejido blindado de su traje, parecía quejarse por la falta de atención que recibía, torció la boca con desagrado por su descuido antes de volver a mirar hacia los ojos marrones, casi negros, de Dushan.  

La discusión todavía no ha terminado-advirtió antes de retroceder sobre sus pasos buscando alrededor de todo el campamento, era un lugar estrecho, la luz venía de los focos colgados de las vigas de madera que resistían de forma precaria.

El panda rojo volvió a presionar con fuerza una de sus patas contra el traje, Lili lo miró brevemente dándose cuenta de que el animal le indicaba un pequeño grupo de cinco personas rodeando a Zafirra y mirando su pelo pues el color rojo era muy poco frecuente, el país dónde ella vivía era predominado por gente rubia, después por pelo negro y un castaño muy oscuro, es decir el cabello rojo, naranja o arena era una variante muy difícil de ver, se acercó con paso firme hacia los curiosos dispuesta a librar a la pobre Zafirra.

No hay nada que ver, sólo es una amiga mía que va a ser evacuada-dijo metiéndose entre ellos hasta ver la cara desconcertada bajo la capucha de su acompañante—. Lo siento muchísimo, estaba convencida de que estabas a un lado mío.

Le tomó la mano tirando de ella con ligereza para dejar atrás a la gente que le llamaba la atención el idioma que ella hablaba, sin embargo, ella no estaba por la labor de explicar o de ponerse de traductora,  si Zafirra necesitaba volver tan rápidamente a su hogar— y con la situación que había allí era algo comprensible— ella haría lo que hiciera falta para ayudarla, era uno de los puntos de su misión y no pensaba fallar en eso.

Discúlpales, por favor. No están acostumbrados a los extranjeros, no somos un país que reciba mucho turismo-le explicó con pesadez, era una de las razones de que la economía no fuera tan bien, aunque como contrapeso ellos tenían un montón de petróleo, lo que era un billete para realzarla, pero para Lili eso representaba más un problema que una solución, pensaba que si Svetlana había hecho tanto hincapié en romper la tregua con los revolucionarios y atacarlos hacía unos pocos años atrás fue por el mero hecho de los recién descubiertos depósitos de petróleo en la zona de los asentamientos—. Voy a llevarte dónde están las radios, si consigues contactar tendré que llevarte a un punto de recogida seguro.

Volvía de nuevo hacia el lugar dónde Dushan preparaba  las rutas de evacuación, este al verla acercarse cambió su expresión a una resignada, Lili paró  pero esta vez no soltó la mano de Zafirra porque temía descuidarse nuevamente.  

Debo hablarle, dame unos minutos-pidió antes de encararse hacia él que ya le estaba mirando con la palabra NO escrita en su frente a través de los cabellos rubios—. Es una cría, sólo venía a entregar un paquete, tiene que ser repatriada, ¡No es ninguna espía!  

Le alegaba que era importante la evacuación es su principal objetivo en estos momentos en los que todo parecía volar por el aire desmoronándose como un castillo de naipes.

¿Cuántos años tiene su hija? Es más joven que yo, ¿verdad? Se encuentra a salvo en Stalingrado pero, ¿y si estuviera aquí como le pasó a ella? ¿Qué querría que hiciera yo entonces,  Dushan? –preguntó haciendo un esfuerzo por no apretar los dientes, su boca se resecó observando la indecisión en el rostro del mayor quién tras una larga pausa asintió.

Pero lo harás tu sola, llevarla dónde sea que la recojan, ver por su bienestar y permanecer a su lado hasta el momento en el lleguen para recogerla, no tendrás ayuda, no irán refuerzos por mucho que los solicites por el transmisor-habló de forma tajante, dando a entender que no quería más discusión—. Así que vas a tener que arreglártelas como puedas, Lavroslav. Alrededor de las cuatro de la mañana cambiaremos de asentamiento, si no has llegado para entonces sobrevive por tu cuenta y completa la misión.  

Bien, es todo lo que quería oír-siseó  echando a andar.

Intentó relajarse ante la mirada de Zafirra, no eran malas noticias así que esperaba contentar de alguna forma a la chica.

Lo siento, él es un testarudo, tenemos el permiso para que retransmitas hasta que te localicen y unas coordenadas para que aterricen cerca de la frontera sin peligro-le explicó con la mayor brevedad mientras pasaba entre las filas de tiendas de campaña y barriles con fuego para calentar a la gente, algunos se pasaban petacas, el ardiente sabor del whisky y el vodka era más que suficiente para quitar el frío, pero ella no lo necesitaba por fortuna, de hecho no sabía si tendría o no buena resistencia al alcohol—. Hay una zona “fantasma”-añadió esbozando las comillas con una mano—. Durante el gobierno de Svetlana la usábamos nosotros para llevar a nuestras familias y demás a cruzar la frontera dónde pudieran estar a salvo, es una zona muy amplia, tienen llegado avionetas y helicópteros sin ser detectados así que debería estar bien para establecerlo como punto de enlace.

Paró sus pasos frente a la última tienda que estaba mucho más raída que la otra, había una mesa con varios modelos de radio, algunas desmontadas, como juguetes rotos esperando a ser arreglados, otras  se mantenían en pequeñas columnas encendidas, la luz verde fosforescente  mostraba como las agujas se movían a medida que llegaban retransmisiones de la situación fuera.  Una mujer de aspecto robusto y el cabello negro atado en un moño apretado estaba dando las retransmisiones al equipo de apoyo.

Miliana-le llamó, tal como le dijo que se llamaba Dushan—. Necesitamos uso de la radio que ofrece frecuencia internacional, Dushan me ha dado permiso bajo mi código BK—201.

La mujer la miró, tanto a ella como a Zafirra, con esta última se entretuvo un poco más debido al cabello rojo, le vió la sospecha brillar en los ojos, Miliana tomó de su cinturón el walkie— talkie buscando confirmación, en unos minutos les señaló la radio gris llena de borralla que brillaba emitiendo palabras en diferentes idiomas según alcanzaba la frecuencia.

Esa radio es de alcance internacional, puedes usarla-dijo  más relajada, le tomó el paquete en las manos para sujetárselo mientras la observaba tomar el mando comenzando a hablar en otro idioma que ella no alcanzaba a entender muy bien.

Lili miró un poco el paquete de un lado a otro hasta llegar a las letras que Zafirra tan graciosamente había descrito como dibujos a lo que se dio cuenta de algo.

No sé si te vas a reír pero………este paquete era para mí.

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Febrero 26th 2014, 17:10

-Ha… si?... si es natural… es eso no?-murmure al hombre que paso sus manos por mi cabello diciendo unas palabras en Ruso sorprendido al igual que los otros hombres se me habían acercado, baje la vista avergonzada y turbada, no acostumbraba que la gente me tocara y aunque eran respetuosos creo, era un poco atemorizante llamar la atención, mas con esta capucha de igual color llamativo, pasaron algunos momentos de preguntas y respuestas que quizás nada tenían que ver pero era peor que quedarse callada hasta que Lili llego por mí –Ho no hay problema, es solo que trato de no moverme mucho cuando estoy en un lugar ajeno, como este es tu lugar no sabía si era correcto o no-

-Entiendo…- me quede quita esperando un momento más mientras Lili hablaba con un hombre bastante grande quizás tanto de tamaño como de rango, era de esas personas que tenían un aura de liderazgo que resonaba en todo su espacio personal, me quede viendo aunque no lograba comprender absolutamente nada de lo que hablaban, gire un momento la vista y nuevamente sentí las miradas y comentarios de las personas allí más unas risas más, tal parecía que pese a todo Lili no le temía absolutamente a ese general, pudo gritarle directamente a la cara sin retroceder un solo centímetro eso hiso quedarme con la boca completamente abierta, yo no podría ni mirarlo a los ojos, es más aun no podía el solo hecho de que pensaba que nuestras miradas se podrían cruzar me aterraba, por eso me entretenía mirando el suelo.

Pasaron algunos segundos y tal parecía que habían llegado a un acuerdo, me pare derecha escuchando, la cara de Lili era muy tensa pero las noticias eran lo opuesto, no puedo menos que  mostrar una gran cara de felicidad ante la respuesta –Podre hablar a Stev, y Pappa Eytan- comente con felicidad poniendo más atención a lo de la zona fantasma, si lo que decía era cierto podrían dar conmigo en pocas horas incluso menos, ya debían haber salido de Japón con hacía aquí –Podría irme esta misma noche…- comente siguiendo hasta una carpa casi al final del campamento donde una mujer resignada descansaba haciendo quien sabe qué y nos miró con cara de reproche.

-B-Buenas…- murmure haciendo una inclinación mientras Lili hablaba más la mujer ni mucha atención le puso enfocándose en mí, intercambio unas palabra y simplemente me ofreció un aparato bastante antiguo, pero funcionaba que era lo que me importaba realmente –Por favor- dije entregándole el paquete a Lili y tomando el radio mientras acercaba mi muñeca con mi transmisor a la radio, inmediatamente por las cuerdas de frecuencia se coordinó a la -0001000034 00040005- señal que inmediatamente se escuchó fuerte.

-Zafirra al habla, Stev? Pappa? Wish? Hay alguien que puede escucharme?-murmure mientras la luz se movía y la frecuencia de la radio se intercalaba –Zafirra, alas de la Chimera de Tokio solicita el habla….-nuevamente la señal seguía en blanco me empecé a desesperar, y si no podían encontrarme cómo iba a Volver a Japón… como saldría de este lugar con lo difícil que era para ellos mantenerse con vida aquí… -Aquí… ZAfIRRA-murmure con voz fuerte y algo angustiada, no quería está sola, quería volver a casa… quería seguir entrenando y seguir haciendo misiones… yo solo…

-Zafii?-

Una voz se escuchó, clara concisa y con una gran calma –Wish….-murmure y unas lágrimas se escaparon de mis ojos, solo alguien como ella podía mantener una calma, que no duro mucho inmediatamente una voz estruendosa se escuchó por el transmisor, la clara y fuerte voz de Eytan –Pappa…-murmure sonriendo mientras él no dejaba de gritar junto a los gritos de Wish y steven que estrellaría el avión si no se callaba –Son mi familia- sonreí tratando de disculparme por su comportamiento, aunque me di vuelta sorprendida cuando la voz de Eytan se cambió a un ruso… él hablaba Ruso?... mire boquiabierta cuando simplemente atine a pasárselo a Lili, quien un poco aturdida como yo intercambio palabras con mi Pappa seguramente sobre el lugar donde podría llevarme, una vez que eso me enviaron unas palabras de cariño y la señal se perdió.

-Lo siento… mi familia es muy ruidosa- fue todo lo que pude decir, algo avergonzada, pero con el ánimo recobrado en torno a todo lo que había pasado horas antes, escuchar la voz de alguien conocido era el mejor calor que podía recibir en mi cuerpo.

Mire a Lili un momento más, esperando el momento en que ella decidiera ponerse en marcha, yo la seguiría sin chistar, aunque su cara volvió con una sonrisa mientras sostenía el paquete en una de sus manos y escuche con atención sus palabras -¿Que? enserio... eso... eso es increíble tiene que ser una broma- comente sonriendo, era increíble que el destino pudiera trucar su camino inmemorables veces para llegar al mismo punto donde alguien ya había comenzado.

-En nuestra cultura Pappa me ha enseñado que si algo se cruza de una forma increíble estabamos destinadas a conocernos- murmure sonriendo sin poder creerlo aun y tome mi otra mano que contenia un sello en forma de alitas, con el cual golpee con simplesa la caja negra, la fiamma salio y se desvaneció cuando el papel negro desapareció por completo y un sello rojo alado se esfumo.

-Entrega completa- dije con uan gran sonrisa.

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Febrero 26th 2014, 20:07

Se notaba que Zafirra estaba en plena sintonía con aquellos con los que hablaba, sonaban ruidoso, no entendía ni papa pero parecían divertidos, le recordaba mucho a cuándo ella estaba con su hermano y con Tanya, la única familia que ella tenía y los amaba tan obvio como el cariño entre la vergüenza  que distinguía en la voz de la joven. Sonrió más cómodamente.

No te disculpes, cuándo yo estoy con mi gemelo y su novia, mi mejor amiga, pasa lo mismo-admitió con voz franca—. Está muy preocupado por ti el hombre llamado Eytan, se nota que te quiere mucho y lo cierto es que de carácter se parece un montón a mi hermano.

Pensaba en el carácter de Marcus, tan absolutamente protector con ella y que saltaba a la más mínima, también pensó en todas esas veces en que Svetlana le mostraba como disparaba a su hermano una y otra vez, tantas veces como ella lloraba y suplicaba tomar su lugar aún negándose a decir nada sobre los revolucionarios. Durante cuatro años había visto miles de veces como alcanzaba la calle y se encontraba con su hermano, como Marcus desaparecía en unas extrañas heridas y ella caía en desesperación, como se lo llevaban, como le disparaban, fueran tantas veces, tan seguidas que hubo un momento en el que ella era incapaz de conectar con la realidad. Todavía llegaban instantes en los cuales pensaba que el Marcus que la abrazaba y le decía que no tuviera miedo, que finalmente se habían encontrado y  todo volvería a ser cómo antes era sólo una ilusión, otras veces pensaba que era real porque luego de largo rato abrazándola su hermano gemía de dolor por las quemaduras que le provocaba ella a causa de su temperatura. Lili pensó que él se obligaba a quemarse para demostrar que era real. Se culpaba por ello, pensaba si de alguna forma no podría quedarse siempre pensando que era real y por fin todo se arreglaba. Aunque hubiera perdido cinco años. Su expresión se ensombreció pensando en todo eso.

Decidió concentrarse en lo que hacía Zafirra  , observando  como la llama salía, no pudo evitar sorprenderse, Milana que era la más cercana a ellas también observaba con gran sorpresa como el papel negro se deshacía mostrando una caja igual que las alitas rojas.

¡…..Vaya!-acertó a decir tomando la caja y la abrió comprobando que estaban todas las piezas—.  Está todo, buen trabajo-alabó tomando las piezas con delicadeza, sacó de la bandoleras unas gruesas gafas cuyas patillas recubrían los oídos,  encendió el anillo en su dedo haciendo que las luces azules brillantes que recubrían el  traje alternaban a un fuerte tono rojo similar al de las llamas, las gafas entraron en reacción descomponiéndose en el aire,  las partes rotas cayeron al suelo con un sonido seco levantando algo de polvareda, levantó una por una las pocas pero eficientes piezas que comenzaron a pegarse como si se vieran atraídas por un imán, las llamas desaparecieron en su oído y las gafas se aplicaron a su rostro, los oídos recubiertos por las patillas redondas enviaron una molesta sensación de vacío  hasta el momento en que se ajustaron a su ritmo vital igual que el resto del traje. Observó a través de ella a Zafirra viendo sus llamas, a través de su mente las gafas registraron a Zafirra y su longitud de llama como aliada.  

Heimlich rodeó con su cola el cuello de Lili como si ya estuviera listo para el recorrido, ahora que comprobaba la joven que su equipo volvía a estar entero se sentía más confiada ya que corría menos riesgo de herir a alguien inocente.

Lamento la espera, vayamos-le dijo  más tranquila que hace un momento.  

Hizo un gesto de despedida a Miliana que continuaba sorprendida, incapaz de retransmitir lo que le decían por el walkie—talkie, el camino hacia la salida era más corto, la entrada franqueada por un chico y una chica solamente una puerta destartalada, después de todo el pasillo por el que irían era un laberinto, si no se sabía el camino era más fácil  perderse para siempre y terminar muriendo de hambre o de sed, lo que antes llegara.

Procura no separarte de mí, los antiguos partisanos solían refugiarse aquí para protegerse.

Era un pasillo largo, las paredes eran de madera gruesa, apuntalada hacía muchos años, por las vigas del techo en composición de tejado dejaban ver los bloques de piedra caliza recubierta de musgo, el aire que se respiraba dentro olía a humedad y frío, suficiente para que el aliento se materializara en un nítido vaho con una pequeña capa de neblina azulada que llegaba hasta los tobillos, la iluminación era más austera si cabe que la de la iglesia, apenas una bombilla sujetada por delgados cables a cada  veinte metros, tomó de una de sus bolsas marrones del cinturón  dos Starlite, sacudió uno levemente en su mano haciendo que destellara en un amarillo más intenso que el de las propias bombillas, le cedió el otro a Zafirra.

Si por alguna razón te pierdes de mí, enciéndelo. Tienen sensor conectado, cuánto más te acerques a mí más fuerte brillara la luz-le explicó antes de echar a caminar, en los siguientes diez minutos llegaron al cruce de la Bandada,  llamado así por su intrincada combinación de derecha a izquierda, Lili debía ver cada pasillo, asegurarse bien de que iban por el camino correcto, algunas veces  cruzaban por una estancia más grande, similar a un cuarto pequeño igual de recubierta que los pasillos, pero con sábanas cubriendo algo, viejas estanterías polvorientas en las que  había viejas botellas de licor abandonadas hace mucho,  las estanterías más nuevas eran de metal oxidado con cajas con munición en su mayoría—. A estas estancias las llamamos La Santa Bárbara-le explicó antes de torcer con ella por el pasillo de la derecha, luego por el de la izquierda.

El siguiente trayecto era recto sin mucha complicación, apenas resonaban sus pasos por el suelo arenoso, pasaron por un pasillo por el que se veían tres arcos con capiteles grecorromanos a la derecha por el que se veían unas escaleras empedrada similares a las construcciones de los romanos, hubo un leve sonido de riachuelo de ese lugar y el olor a humedad se incrementó, Lili pasó de largo indicando que seguirían recto un poco más.

…….Oye-le llamó, esta vez su voz sonó insegura—. ¿Cómo es……cómo es cuándo usas tus llamas? No me refiero a lo de antes-le aclaró—. Es más a un entorno controlado….es decir yo….-se mantuvo en silencio sin saber muy bien qué decir, era como soltar algo que la aterraba—. Yo en……estado normal……….mi piel quema-confesó por lo bajo.

Apuró el paso ante lo dicho, ¿qué iba a pensar la chica de ella? Bastante había dicho ya, era un asco ser un experimento de laboratorio, con el tiempo acaban viéndote como algo ajeno a un ser humano, finalmente llegaron a un pequeño cuarto de apenas diez metros cuadrados reforzado de metal, al contrario que los pasillos. Subió por la escalerilla adjuntada a la pared haciéndole señal de que le siguiera.

Sabes, he estado pensando en lo que me has dicho antes, lo del destino y eso-murmuró con voz apenas audible mientras  ascendía hacia la escotilla que estaba en el techo—. Me habría encantado que nos hubiéramos conocido en otro momento, haber podido enseñarte la otra cara de mi país-dijo mientras giraba la manivela abriendo la escotilla que emitió un chirrido seco.

La única luz que llegaba del exterior era el fuego del techo de los edificios más cercanos, Lili salió observando a través de las gafas como varias figuras se acercaban, apenas a un par de metros, si no se daban prisa verían la escotilla camuflada, tendió una mano a Zafirra ayudándola a salir más deprisa.

¡Están viniendo!-cerró a toda prisa la entrada, la cual quedó nuevamente oculta como lo que parecía, un simple buzón medio abollado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Febrero 27th 2014, 12:44

Baje la vista algo avergonzad –Eytan es el hermano de mi mamma pero él me hace llamarlo Pappa mi descendencia es mitad Italiana-Japonesa por eso hablo entremezclando los idiomas a veces, él lo hace de igual manera –sonreí un momento rascándome la mejilla, mi familia era sumamente especial, quizás no tanto por el desorden que podía causar sino el hecho de que tenían la capacidad de aunque fuera a gritos entenderse, de destruir todo y ponerse de acuerdo y de lastimarse a ellos mismos y reírse de ellos, cosa que no pensé que fuera apto contarlo.

Pude apreciar como si fuera lo más mágico del mundo como las piezas se ajustaron al traje y lo reanimaron, estaba  acostumbrada a transportar objetos pequeños y algunos complementos pero esto realmente me sorprendió parecía una tecnología superior a todo lo que había visto que Steven había podido crear, como si e traje hubiera revivido brillaba de un color hermoso con líneas rojizas, las gafas se pudieron volver a activar así como lo demás, nunca podía saber que traía mi paquete pero era sumamente agradable verlo de esta forma.

-Si- comente haciendo una reverencia a la mujer de la radio aunque solo ella levanto una mano totalmente shokeada, estaba acostumbrada a esas miradas de parte de gente que no lograba comprender o siquiera conocía la fiamma, escuche y asentí con atención aunque no me atreví quienes eran los partisianos, seguramente así se le llamaba a la gente que vivía aquí antes que todos ellos, pero era una conclusión suave mía.

El lugar era oscuro y friolento de una corriente subterránea improbable de reconocer, olía a humedad y vejez  detenida en el tiempo, recibí la luz y la ajuste a mi cinturón libre ya de su carga y puse atención a cada una de la información nueva –Como es posible que alguien pueda memorizar esto, la gente que se refugiaba aquí logro salir?- comente cuando escuche la otras peguntas de parte de Lili.

El suelo había dejado de ser de tierra suave y los pasos casi no se escuchaban, a lo lejos pude sentir el agua y enfoque mi vista hacia el lugar donde creía que estaría escuchando la pregunta de mi compañera – en estado donde no me pongo tensa puedo manejar mi fiamma a Voluntad, pero al principio queme gran parte de mi casa y objetos incluso mi nivel puede llegar un paso más que mi cabello se enciende en llamas solo que no se quema, creo que mi cuerpo lo resiste bien, solo que no otras personas –me lleve una mano a los labios pensando en mis grandes desastres –Aunque hay muchas llamas que logran contrarrestar esto, ejemplo mi Pappa una llama morada que tiene una capacidad de multiplicar el poder y dañar en gran masa, más que la mía, creo que tú y yo compartimos la misma llama, la tormenta- dije apresurando el paso cuando asentí sobre cómo se encontraba su situación –No siempre nos podemos conocer e ir a comer pastel- dije sonriendo cuando llegamos al lugar y nos apresuramos al salir, apenas la mano de Lili me soltó y oculto el lugar el Humo me cegó unos segundos  al tiempo que los edificios ardían incluso los más cercanos estaban a unas cuadras o metros de nosotras y se podía sentir el calor infernal del lugar.

-Y no son amigos…- dije simplemente retrocediendo un paso cuando unas sombras con un arma se levantaron contra nosotros, aquellos soldados usaban otro tipo de uniforme, ams oscuro y negro, tambien dijeron unas palabras en ruso y lili le contesto con otras mas al tiempo que apretaba su rifle la pequeña criatura en su hombro se erizo ferosmente enseñando los colmillos.

-¡¡¡¡¡_!!!!-

Alguien apareció a un costado mío y levanto el arma con la intención de golpearme con la culata solo que al estar con alguien, sabiendo la situación, simplemente basto un movimiento de manos y pude quitarle el arma y golpearle la cara al tiempo que lo hacía retroceder  y con otro golpe más su ropa prendió fuego –Es Aikido flameado- comente apegándome más a Lili –cuando me encuentro concentrada puedo hacer maniobras pequeñas, y según comprendo tenemos que salir rápido de aquí, p-puedo ayudar- algo avergonzada vi como Lili apuntaba y se preparaba para atacar cuando sentimos más pasos y el movimiento de maquinaria pesada, un tanque seguramente, me guarde los nervios en lo más profundo de mi estómago con un respiro y simplemente recordé cada uno de mis entrenamientos con Chimera.

-Meteora….- apenas se escuchó casi sin voz, sabía que no se necesitaba decir el nombre en voz alta para que las habilidades funcionaran pero ayudaban a que tu cuerpo las reconociera mejor, lentamente mi cabello se levantó un poco y el rojo se volvió carmín al tiempo que este comenzó a moverse sin la necesidad de una briza de viento y del suelo pequeñas luces comenzaron a bailar entorno a mi cuerpo, apenas escuche unas palabras de Lili de abrirnos camino asentí  -No puedo controlar una cantidad mayor que estas pero puedo abrir un camino dentro de lo posible- no mentía mis habilidades no eran superiores a nadie pero el tamaño destructor de mi energía valía bastante en momentos como estos.

Vi como alguien más apunto nuestra arma y solo gire mis manos hacia allí y una luz salió disparada con fuerza de una bala hacia los pies del sujeto, basto solo un segundo en que él se rio mirando el suelo donde había desaparecido el resplandor  y el suelo exploto en gran escala hacia atrás empujando no solo a él sino a varios que se encontraban atrás de él, aquel movimiento si bien fue certero y bastante potente hiso que una luz se escapara de mi cuerpo  y causara el mismo efecto a un edificio en llamas causando un revolcón de humo y escombros, el suelo quedo cubierto de llamas carmín que se apagaron enseguida –lamento eso…- grite siguiendo a Lili que había también activado su fiamma y en cuanto a su pequeño animal este había desaparecido.

Pasamos corriendo y empujando con fuerza abriéndonos paso, si no había un camino lo crearíamos que sería lo más optimo, en un momento lance 3 luces contra un tanque, el poder no fue el mismo ya que solo 1 le llego y las otras impactaron el suelo, no destruyo la maquina como yo esperaba pero hiso que se desviara y el suelo roto a sus pies causo que se ladeara y se atorara –Mejor… que nada…-

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Marzo 1st 2014, 19:38

Había algo que ella reconocía con frecuencia de oídas en esa época negra del laboratorio: Error Variable. La disfunción genética que alteraba la modificación de los viales índigo, morado, azules, verde y el resto de colores del arcoíris, se producía un rechazo equivalente a trasplantarse un riñón y que el cuerpo sea incapaz de aceptarlo, los viales tenían una especie de función parasitaria, al menos desde el punto de vista de Lili, eran incapaces de mantenerse en su anfitrión sin comenzar a alimentarse de su energía, su fuerza y expandirse por el cuerpo hasta que este sucumbía irremediablemente que era el punto dónde ella había observado que las partes vitales de sus compañeros, como la cabeza explotaban de forma irremediable. En campo abierto ella asumía el Error Variable cuándo sabías que uno de tus aliados dio el nombre de uno de los puntos de salida seguros para la zona fantasma.

Es por eso que ella prefería hacer las cosas por su cuenta, al final siempre es lo mismo, acabas protegiendo tus propias espaldas, aunque en esta ocasión agradecía la presencia de Zafirra, podía ver que la joven— tal como ella había intuido por sus conocimientos— se conseguía desenvolver con pasmosa velocidad, cuándo ella atacaba el cielo parecía consumirse en llamas, incluso su cabello se alteraba, ella observaba incapaz de decir nada coherente hasta que se dio cuenta de que estaba dejando que la joven hiciera todo el trabajo y eso, como anfitriona y protectora, era imperdonable.

Vamos a tener que desviarnos un poco de la ruta establecida-consiguió decir.

A través de sus gafas observaba como los sensores corporales indicaban la presencia de más gente y vehículos, uno de ellos pesado lo que debía ser un tanque como el que Zafirra había conseguido desviar, había tenido que cifrar las gafas a tan sólo sensores corporales dado que siendo ella y Zafirra tormenta, el sensor de calor no le sería útil cuándo ella pensaba que podían desatar el mismísimo infierno en terreno enemigo. La escuchó decir que lo lamentaba, pero no se lo reprochó, ella tenía buen corazón, se lo veía en los ojos, no podía pedirle que hiciera lo que fuera necesario para seguir a salvo, que no dejara que le pasara lo que a ella, pero decidió no decirlo, pensó que era mejor que ella conservara ese corazón a fin de cuentas pronto iba a volver a su hogar con sus seres queridos que la protegerían de todo lo que acababa de ver.

Estiró las manos al ver como el radio de los soldados se acercaba cada vez más junto a los vehículos ligeros, el tanque tenía demasiados desperfectos que esquivar así que esto lo haría más fácil, respaldaría a Zafirra mientras ella se ocupaba de los que venían por la retaguardia.

Está bien….Zafirra, por favor mantén el camino abierto por atrás y tu flanco derecho-le pidió por si acaso debían regresar por las galerías, era una medida de prevención—. Yo procuraré abrir paso por delante y cubrir nuestro flanco izquierdo.

Sus ojos arena se diluyeron a un denso amarillento algo rojizo como la granada al conectar su mente con la del pequeño panda rojo.

Hei…….inféctalos-ordenó con voz sutil.

El pequeño animal saltó de su hombro con su pelaje desprendiendo chispas antes de incendiarse. Lili alzó las manos, usando las palmas de sus manos para golpear el aire, con el calor que desprendía de ellas envolvía el aire, era un efecto ralentizante, no veían venir el golpe justo hasta ese momento en el que sus cuerpos se elevaban unos centímetros del suelo hasta el momento en que salían disparados por el impacto con pequeñas chispas prendidas en su ropa, la conexión estaba establecida.

Eso que dijiste…esos nombres…..-comenzó a decir sin perder vista de lo que decía, arremolinó las llamas rojas creando una corriente entorno ella y Zafirra haciendo que se extendieran múltiples pestañas ardientes cuales látigos de fuego que recordaban levemente a los tentáculos de un pulpo, centellearon como el fuego del infierno, incrementando el calor ya subido por el ataque de Zafirra, pero no importaba, ella estaba acostumbrada a altas temperaturas—. No es mala idea para que mi cuerpo los reconozca mejor-movió los brazos y los tentáculos de fuego golpearon sin piedad llevándose por delante todo lo que se interponía en su camino, mucho más fáciles de dirigir al tener objetivos señalados con las pequeñas chispas.

Ardía. Explotaba. Las llamas se alzaban hacia el cielo nocturno como si quisieran arrasarlo igual que hacían en aquella maltrecha tierra, llamó por la pelirroja para que la siguiera a través de las paredes derrumbadas del antiguo centro cívico, pasaron por el estrecho pasillo, al menos lo que quedaba de él, saltó por algunos cuerpos que habían pasado a mejor vida.

¡No los mires, Zafirra!-le indicó pensando en la terrible reacción que podría tener, ni siquiera ella se acostumbraba aunque pudiera parecerlo.

Ella tenía que ver aquel lado tan oscuro, ese que le hacía perder la fe en la humanidad, se apretó el labio inferior manteniendo las formas lo mejor que podía.

Llegarían a la zona fantasma. Llevaría a Zafirra a salvo a su hogar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Marzo 2nd 2014, 00:42

Cuando avanzamos unos pasos más adelante comprendí más claramente la situación a nuestro alrededor, un mundo abandonado, un infierno en vida, y gente por mantener de pie lo que sea que llenara sus visas como zombies que solo avanzan con el fin de completar su orden, con deseo o sin él, almas errantes sin vida en los ojos, con acero en sus cuerpos y un casto que juran que puede protegerlos de todo –Realmente te admiro… por vivir en este lugar- iba a decir sobrevivir pero no eran las palabras justas que yo diría desde lo poco que conozco a Lili, no entendía muy bien por que luchaba ni de qué régimen se estaban salvando o combatiendo, tomamos el desvió y solo la seguí, era realmente formidable con aquella  maquinaria pero tal parece que las gafas y los repuestos eran justamente lo que ella estaba esperando o –anhelando- para poder continuar si tan anhelada marcha.

Corrimos unos metros ms antes de que las luces rojas me hicieran mirar el rostro de lili y comprador sus palabras –Déjamelo a mí, arruinando cosas y destruir es algo en lo que soy bastante buena- frente mi carrera donde mi ropa y zapatillas de  campo resbalaron abriendo un poco el terreno y puse ambas manos sobre el suelo –Aunque generalmente no se alegran por ello- alcance a decir cuando mi llama se elevó un poco así como mi cabello con aquel viento invisible una vez más y las llamas salieron del suelo arrasando y haciendo retroceder a un gran numero x de gente, casi no podía verlas como personas, solo eran sombras con algunos leves movimientos, pensé en mis primeros entrenamientos de simulaciones, tan similares y tan distintos uno de otros.

Lili era asombrosa…

Desde donde se viera tenía un total manejo de sus cajas armas, aquel animal le respondía incluso casi sin que ella tuviera que emitir una orden, yo no tenía un animal –aun- pero esperaba que alguna vez se diera aquella oportunidad, aunque me sentía cómoda con lo que tenía, la fuera de aquellas dos llamas podía sentirse con una gran vitalidad, aquel rojo fuego, que a ratos se volvía carmesí entonaba una canción desconocida solo audible para nosotros dos, porque el fuego quema pero no a alguien que lo lleva por dentro.

-Nunca es tarde para responder a uno mismo- murmure siguiendo el paso y saltando ante ya la tardía advertencia de Lili –Dios…-fue todo lo que pude decir, ya se me había formado el estómago bastante bien dentro de Chimera, mi primer muerto fue terrible pero tuve que aprender y aceptar que en casa no todo era entregas y cosas bastantes asombrosas también delimitaba al hecho de destruir una vida o las vidas de gente, aunque Steven tenia ciertas reglas en torno a niños y algunas mujeres, la muerte no dejaba de ser eso. Muerte –tranquila…- dije corriendo un poco la cara al aspecto que enfrentaban y simplemente siguiendo el paso  -Ha habido cosas peores…- me dije más a mí misma que para el resto –cosas peores en todo el mundo-

Pasamos rodeando aquellos cadáveres de lo que quedaba, fingiendo que la sangre era agua pegajosa, que los cuerpos eran madera, que los sesos y tripas eran musgo de algún lugar, que el olor a sangre eran gladiolos y que los gemidos de algún moribundo eran murmullos de un viento atrapado por el lugar.

-Mentiría si dijera que no quiero volver a mi hogar- dije luego de unos segundos en silencio- pero es un fuerte sentimiento el que golpea el hecho de venir aquí y solo volver a la seguridad de mi fortaleza, donde tendré mi comodidad, nací en un buen lugar o eso quiero pensar y me han hecho creer, pese a toda la mentira que me rodea, por eso me siento un poco avergonzada frente a ti- pase un peldaño más sobre lo que parecía un cambio del terreno mientras avanzábamos un paso a la vez.

-si alguna vez puedo devolverte este favor yo…- tuve que correrme con una gran velocidad casi traspillando cuando una bala se incrusto solo a centímetros de la pared que íbamos a pasar, algún disparo había provenido de lejos, con tan poco camino de frente, atacar la retaguardia sería fácil…

Aunque no tanto para dos personas que usaban la combustión en un lugar completamente cerrado.

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Marzo 2nd 2014, 02:36

Admiraba la entereza de Zafirra, para ella había sido un gran shock encontrarse con tantos muertos sus primeras veces, de cualquier forma se sentía igual preocupada por la joven, por ello mantenía un ojo en ella pensando. Ojalá, ojalá hubieras venido en otro momento, cualquier otro antes de que se desatara la pesadilla, se decía, esos momentos en los cuales era una niña y corría por el campo en su bicicleta sintiendo el viento agitar sus ropas mientras el sol de la tarde deslumbraba en las cumbres con su hermano pedaleando a su lado riendo despreocupadamente, si, estaba segura de que a ella le hubiera encantado ese tiempo.

No tienes nada de qué avergonzarte-afirmó al oír lo que ella le decía, no tenía nada de malo, sabía valorar lo que tenía y eso era importante—. Para mí el que esto acabe de una vez por todas….entonces todo será como antes-susurró suficiente para que ella le escuchara, tenía que ser así.

¿Si no por qué estaban peleando entonces?

No me debes nada, soy tu anfitriona tengo que protegerte-sonrió levemente—. Pero si insistes si te diría que vengas cuándo todo vuelva a ser como antes y no tengamos que dar tiros para ir de un lado a otro.

La conversación paró repentinamente ante el inconfundible estruendo de un disparo, demasiado cercano, el leve humillo que dejó al incrustarse en la pared dejaba constancia de lo cerca que pasó de haber podido causar daño en su invitada, un francotirador. Deslizó las manos hasta coger el pesado rifle entre sus manos en plena carrera, sus pasos retumbaron contra un placa de metal del suelo que indicaba una serie de plantas del centro cívico, saltó por encima de un viga de hormigón caída e hizo una señal a Zafirra para que se situara a un lado de ella en la posición que mejor cubría. Se dejó caer sentada al suelo apretando el rifle contra su pecho, observó de reojo hacia las zonas altas que se veía a través del techo descubierto, no había muchas y desde su experiencia no era difícil darse cuenta cual era el ángulo usado para que hubiera estado tan cerca de acertar a su acompañante, el disparo silbó antes de golpear contra el hormigón, a unos centímetros de su oreja derecha. Giró el rifle apoyándolo contra la superficie agrietada, inclinó la culata hacia abajo, ajustó la mira calculando la latitud, vió sus sensores orgánicos detrás de un antigua pancarta publicitaria de Svetlana Belikova, apretó los dientes farfullando un sinfín de insultos por lo bajo, acarició el gatillo con el dedo, él disparó y ella también, notó el calor en la mejilla derecha, una pequeña quemazón de pólvora y la energía cinética de la bala que hacía un fino arañazo como si se cortara con una hoja de papel, la primera gota de sangre resbaló por su mejilla al mismo tiempo que el francotirador caía hacia atrás sin cabeza. Usar las balas antiblindaje en un cuerpo humano no era lo que ella hubiera querido, pero no iba a fallar en su papel protector. Los pasos venían corriendo tras ellas, los pocos quejidos que había escuchado de los moribundos fueron acallados después de los disparos, con todo el poco camino que tenían por delante no tenían más remedio que crear una barrera hasta que pudieran abrir una brecha.

Vienen muchos y este lugar no es demasiado bueno para nosotras….crearé una cortina de escape hasta que podamos abrir una brecha-le explicó volviendo a dejar el rifle apoyado contra su hombro—. Si llegamos a la alameda estaremos otra vez en el mismo camino hacia la zona fantasma.

Colocó las manos como si sujetase una pelota, el calor comenzó a verse en forma de vapor, cada vez más denso hasta la primera chispa, luego la segunda, las pequeñas llamas se acogieron con regocijo al mundo exterior, tal vez por sentir la presencia de dos usuarias de ellas, quién lo sabía, Lili expandió las llamas haciéndolas crecer, se alzó lanzando la pelota de llamas contra el suelo, incinerando lo que había por delante: trozos de mobiliario, fotos destrozadas, cuerpos inertes, el fuego comenzó a consumirlo todo creciendo a gran velocidad, alzó las manos haciendo que se elevaran creando una densa cortina de llamas, era suficientemente impenetrable y estable para que ellas pudieran ganar algo de tiempo.

Vamos-le dijo con voz apresurada alzándose y tendiendo una mano hacia Zafirra, tenían que escalar los escombros. Comenzó a trepar por la zona más firme, apenas rodaban pequeñas piedras y trozos de cimiento no más grandes que sus manos, cedía el paso a la pelirroja temiendo que encontraran otro sitio para atacar por la retaguardia.

A través del visor observaba el pequeño cuerpo de Hei cubierto de llamas yendo hacia ellas. Venían los refuerzos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Marzo 3rd 2014, 20:11

“Todo como antes” asentí sin atreverme a decir las cosas que por ahora en mi ente vagaban con gran velocidad Steven me había explicado el daño que quedaba en las personas ante guerras o catástrofes, no importa que pisaran el cielo sus muertos, sus vidas y sus sueños habían muerto con lo que habían sufrido, pero yo era como lili tenía motivos para creer que las cosas podían mejorar, que podía volver el alma al cuerpo y comenzar, no se podía volver el tiempo atrás, pero si se podía modificar que le vendría.

Demasiado pensamiento brusco para alguien que casi había recibido el primer balazo de su vida, en los entrenamientos quedaba agotada y a veces con moretones y rasguños leves pero jamás me había roto un hueso o recibido una herida de gravedad, conocía el dolor pero no hasta qué punto ni tampoco que aguante, apreté mi mandíbula con fuerza siguiendo a Lili por las partes que ella me señalaba, a medida que parecía que nos acercábamos a la salida el terreno cambiaba a escombros esparcidos a la redonda, aquel sofoco y el hecho de sentir a la gente avanzar tras nuestro nos daba solo dos caminos y solo uno para escoger.

Luchar.

No teníamos otro motivo más que enfrentarnos a lo que fuera que nos cerrara el paso, atravesé o que parecía una pancarta menor y apenas mis pies tocaron suelo por reacción baje mi cuerpo y otro disparo silbo de frente astillando la madera que segundos antes habíamos saltado, si bien fue un efecto de cámara lenta el ultimo trozo de podrido árbol salto por los aires Lili ya disparaba con una gran fuerza cinética, impulsando su propio cuerpo y su propia fuerza, una sobra cayó en una explosión fuerte, o eso seguramente fue mi idea dentro de la visión minúscula que teníamos –Alameda entendido- tenía la mínima noción de que una alameda era solo una calle más grande de lo normal o al menos un espacio abierto, pero si era una esperanza efímera de poder seguir hacia nuestra zona prometida, la tomaría.

Vi solo una parte de lo que Lili logro realizar, mientras pateaba un poco los escombros que se hacían más impenetrable el lugar hasta que una gran presencia de calor me hiso solo volver la vista a la pared de fuego que cerró el paso hacia nosotras, trague saliva, mantener un control tan grande de esa manera para mí se veía completamente imposible, las llamas comenzaron a lanzar un humo negro, producto de todo lo que había arrasado, simplemente me obligue a avanzar, trepando afirmando mis manos con fuerza a cada lugar que lograba ver, el sendero ahora era de subida, respire con fuerza y apreté más mi cuerpo, si era trepar era buena, y eso que no era buena en casi nada.

-AHSSS….- respire con fuerza sintiendo el gélido aire en mi garganta cuando salimos a lo que se podría decir la superficie, sentí e cuerpo de Lili emerge con total facilidad y allí nos esperaba lo peor –Maldición…-murmure cuando directamente vino hacia mí un golpe de culata que por esta vez no pude detener, ni esquivar, el golpe me llego a la parte frontal de mi cabeza, apenas si alcance a decir algo cuando mi cuerpo se derrumbó a un lado cayendo secamente mientras mi visión se iba a negro, escuche un grito de Lili en su idioma y lentamente fue como el suitch de mi cerebro se encendió, alguien susurro unas palabras y jalo mi largo cabello haciéndome levantar colgando cara al cielo, sentí su respiración y su sonrisa mientras respiraba de forma asquerosa mi cuelo y mi cabello, un ojo mío estaba lleno de sangre y el otro podía ver apenas, no recordaba haberme golpeado la cara pero tenía un hilo de sangre saliendo de la boca, no veía a Lili no veía a nadie más, ni siquiera la persona que tenía delante.

-Thr… trhre…-dije entre dientes sin siquiera mover mis manos, el hombre que aún me sostenía en vilo del cabello sonrió y acerco mis labios a su oído –Thres….-murmure escupiendo un poco de sangre y el imito el mismo sonido en forma de pregunta.

-TRESH ON- grite con fuerza y mi capa rojiza se hiso pedazos al tiempo que el uniforme Chimera apareció debajo de mi cuerpo iluminándose por completo, mi cabello se elevó volviéndose fuego completamente no como momentos antes ahora brillaba completamente y mis manos emano la llama con una fuerza destructiva, el soldado salió volando varios metros atrás, y eleve mi vista hacia el cielo –No puedo ver…-murmure sin decir realmente una palabra a alguien, un ruido fuerte salió de mi pecho y una luz rojiza se disparó y se fue a mis piernas donde unos patines de un fuerte color carmín-blanco se ajustaron hasta mi rodilla-Pappa…-grite de nuevo al tiempo que de los patines se abrió un mecanismo de correas alargadas con filosas puntas que comenzaron a moverse en torno a mi cuerpo sin apartarse del cómo protegiéndome, aquel golpe directo me había bloqueado por completo la situación.

No sabía que hacia allí, que había echo, quien era Lili, porque me atacaron solo tenía miedo y dolor, miedo y dolor –Mamma…- como una niña pequeña las lágrimas comenzaron a salir con más fuerza y la fiamma se  elevó un poco más ante mi grito de desolación, quería irme a casa ya, escuche a lo lejos la voz de alguien y los gritos de personas inaudibles, sabía que estaba dañando gente y destruyendo cosas, pero había cometido el gran error que tanto trataba de aguantar.

Me había asustado de verdad.

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Marzo 6th 2014, 18:46

Estaba contando para adentro cuánto iba a tardar en alcanzar Heimlich la posición en la que ellas estaban por lo que había visto a través de sus gafas, algo que era más dificultoso por la constante presencia de más figuras con presencia térmica, se mordió con fuerza mientras continuaba la subida, alzó la vista para ver como iba Zafirra, sólo estaban a unos pocos metros, más, sólo un poco más y llegarían a la alameda, de allí a la Zona Fantasma, serían sólo unos metros más. Llegó un poco más alto, tenía mucha práctica trepando por árboles desde niña, pero no había sido una buena idea, debió pensarlo mejor, si sólo había esta salida, atacando por la retaguardia tenía que ser porque las estaban empujando contra algo bastante mayor, se sintió estúpida. Un error de novato, ¿cómo no había caído en eso? Ella no era estratega, para nada pero en todo ese tiempo se aprendía por instinto qué debía hacer y que no, estuvo a un paso de llamarse idiota, idiota, idiota repetidas veces de no ser porque la situación mandaba actuar pero a toda prisa.

Intentó localizar a Zafirra por entre los cuerpos que las rodeaban sin mucho éxito, las habían pillado pero bien, golpeó con la culata de su rifle al más cercano empujándolo contra los demás.

¡Zafirra! –llamó intentando verla, se agachó embistiendo a otro por el estómago pasándolo por encima de su cabeza—. ¡Zafirra! ¡Quitaos de mi camino!

Quitó el seguro de su rifle, abrió fuego. Uno, dos, tres. Arreó una patada desechando el cargador, dos segundos, cambio por el nuevo, apuntó. Cuatro, cinco, seis. Las balas rebotaron contra su traje blindado, sin embargo tenía que proteger la cabeza que era la parte más vulnerable al tener las gafas, estuvo a un paso de pedir ayuda, apretó el auricular de las gafas contra su oído a un paso de pedir los refuerzos. Lo harás tu sola. Sobrevive por tu cuenta. Esas fueron las palabras de Dushan. Gruñó para sus adentros, ¿a quién le importaba? Podían hacerlo, sólo estaban a unos doscientos metros de ellos, no era casi nada para llegar, sabía que podían llegar si tan sólo hubieran tenido el camino limpio.

¡Zafirra!-volvió a gritar tratando de ver, todo se movía demasiado rápido, las llamas rojas se abrían camino sin importar quién estuviera delante, el infierno volvía a arder sobre la tierra consumiéndola sin piedad—. ¡Zafirra! ¡Enfócate en la alameda, no pierdas el control!

Trató de llegar hacia ella entre la marejada de gente, pero había tanto movimiento, tantos giros bruscos que le costaba situarse sobre esa montaña de desperfectos que apenas podía ver el cabello rojo de la chica, intentó respirar el aire cada vez más caliente, levantó el rifle apretando el gatillo para cubrirse de los demás hasta el borde de la pequeña cima, no podía cubrirse bien con tanta gente, tendría que hacer que dejaran de subir, se apeó y apoyó el talón contra el punto más frágil deslizándose por los escombros como si se tratara de una superficie gélida, aumentó la temperatura de su cuerpo, lo suficiente para que el traje comenzara a echar vapor antes de comenzar a filtrar las llamas sangrientas hasta convertirse en un torbellino de fuego andante, el fuego vibró alzándose en una gran torre hasta los tres metros a medida que iba bajando, extendió los brazos haciendo que las llamas crepitaran de parecida a que palpitasen movió los brazos haciendo que explotasen cubriendo el lugar en un pequeño radio, suficiente dejar fuera de combate a los que iban ascendiendo que estaban más cerca de ella.

Observó los que venían retransmitiendo para los refuerzos, las llamas a su alrededor aún no se habían extinguido aspiró por la boca comenzando a atraerlas de nueva cuenta, las llamas se alinearon formando una rueda e llamas brillantes con otra más pequeña dentro girando en el sentido de las agujas del reloj crepitando cada vez más gruesas, aspiró un poco más y exhaló como si gritase sin voz lanzando el torbellino de fuego a los que se encontraban más abajo devastándolos, un pequeño cuerpo se movió entre los coches dejando llamas, se elevaron grandes columnas de humo negro cuándo estos hicieron explosión, llegó al final de los escombros y el pequeño cuerpo se puso en guardia a un lado de ella con las llamas crepitando en su pelaje.

Bien hecho, Hei-le felicitó por lo bajo.

En la cima Zafirra había acabado con todo lo que había a su alrededor, había sido impresionante si bien que ella temía que la joven hubiera perdido el control sobre sí misma y eso si bien ella y Hei estarían bien, podía ser peligroso, atraer demasiada gente, que alguno pudiera hacerles frente con habilidades extrañas como las de crear imágenes que en realidad no existían, ella conocía bien esa tortura, habían sido esas extrañas personas que podían jugar con la mente, que habían recreado la imagen de su hermano siendo asesinado una y otra vez hasta que ella quisiera hablar sobre los revolucionarios.

¡ZAFIRRA!-la llamó, incapaz de volver a trepar con tantos cuerpos alrededor, el humo hacía dificultosa la visión—. ¡ZAFIRRA TIENES QUE CONTROLARTE! ¡TODO IRÁ BIEN! ¡YA NO QUEDA NADIE DE MOMENTO! ¡LLEGAREMOS JUNTO A TU FAMILIA!-le prometió.

Tenía que calmarse, tenía que escucharla, sólo eran unos pocos metros más. Un poco más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Zafirra Amakuza el Marzo 7th 2014, 16:28

-Mamma?- fue una pregunta sin mirar a ningún lado, escuche unos gritos más y alguien tirando su arma y gritando en el suelo mientras su cuerpo rodaba por el suelo para apagar las llamas que se habían adherido a su ropa y cuerpo sin éxito, ya que al poco rato su movimiento era cada vez más lento hasta que simplemente se volvió una mancha oscura y desgarrado, sin embargo las llamas no dejaron de consumirse aun si ya no había nada que quemar.

Avance un paso más y las rudas de los patines lanzaron una ráfaga enorme de fiamma y las cadenas de metal se movieron a un punto de frenesí absorbente,  me encontraba en un mundo aislado de lo que había conocido, con miedo, con terror, con hambre y sed en este mundo la gente luchaba por ver un amanecer nuevamente, por poder cazar algo para comer y aun así seguían muriendo, seguían luchando, peleando y matándose por sucumbir a otros humanos y por terreno libre. –Ya… no…- pare en seco recordando mi casa, era un lugar pequeño pero acogedor la única imagen que tenia de mi madre era su larga cabellera roja y sus explicaciones sin sentido, de ahí mi único hogar estaba en Chimera, no aquí… no aquí con estos peligros…

Pero aun aquí pude conocer a alguien que quería protegerme sin costo alguno, sin una razón lógica que me había regalado su ración y su sonrisa como su fuera tan simple como acariciar un gato, y esta persona estaba luchando por a mi ahora mientras yo solo lo hacía por volver a casa…

Hay un hogar para mí y ella se quedaría aquí luchando por su esperanza y regalándole protección y sonrisas a alguien más mientras yo veré los arces crecer en mi hogar con algunos dulces en un mesón y con mi Pappa sonriendo…

-LILI- grite con fuerza y la luz volvió a mis ojos así como toda mi reacción del momento, las fiamma lanzaron una polvareda más y se extinguieron por completo, la realidad me golpeo como un gran puñetazo, mi cabello bajo al suelo y el gigantesco uno fue desapareciendo a medida que el cielo comenzaba a llorar con una calma al principio que en vez de acongojarse más era en si reconfortante, mire todo con los ojos tranquilos y una mueca en mi rostro viendo cosas carbonizadas por doquier y solo pude morderme el labio con fuerza mientras mis dos manos cubrían mi cara y lloraba con una fuerza devastadora, quería irme a casa si no era mentira pero en el fondo de mi corazón deseaba que Lili no tuviera que pasar por esto todos los días.

-Lo… siento…- dije aun cubriéndome el rostro y cayendo de rodillas, una suave brisa de viento vario la lluvia del suelo y los que era carne muerta fue barrida por las cenizas de gente que literalmente había asesinado. –No… puedo aun controlarme- grite una vez más mientras mis manos se posaban en el frio asfalto y se limpiaban de la lluvia que caía, sentí algo peludo a mi lado así como unos pasos y una mano sobre mi hombro, no habían palabras de consuelo para alguien que no podía manipular su propio poder aun pero levante la vista y solo pude vislumbrar una sonrisa de amistad y sinceridad lo cual ocasiono que mis ojos comenzaran a lagrimear nuevamente.

El cielo comenzó a llover más copiosamente y el humo con las explosiones así como el ruido y lamentos había desaparecido, ya no había explosiones y la noche había dado el adiós unos minutos otra, el cielo estaba nublado pero aun por una cornisa se podía ver un amplio sol, grande gigantesco y lleno de un calor dorado, la lluvia había creado un arcoíris pequeño y delgado pero me parecía el más hermoso del mundo en estos momentos, pude ver algunas personas corriendo hacia otro lugar, soldados que habían venido atraídos por las explosiones y el fuego huían quien sabe dónde, buscando refugio o simplemente desertando, Lili y yo otorgábamos un aspecto nada prometedor entonces, sucias, con raspones y heridas menores, me toque la cara que estaba algo hinchada en los labios y me aparte el cabello mojado de la cara, una nube se apartó y brillo con más fuerza, Lili descargo su rifle en el suelo mientras se tapaba del sol con su mano y murmuro unas palabras que me hicieron levantar la vista con más fuerza.

Un Jet del tamaño de cualquier helicóptero comercial Bull llegaba a la zona con un hombre colgado en una de las puertas gritando a diestra y siniestra garabatos a quienes se les cruzara por el camino, maldiciendo tanto en japonés como en ruso.

Mire un momento de soslayo a Lili –Ese es mi Pappa- dije verdaderamente avergonzada. Mi viaje estaba terminando, una huida una entrega y finalmente un regreso.

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
avatar
Zafirra Amakuza

Edad : 27

Ver perfil de usuario http://khr-reborn-rol.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Lili Lavroslav el Marzo 7th 2014, 19:04

Era una sensación rara cada vez que llovía, era como sentir el escalofrío de la lluvia hacer contraste con el fuego líquido que estaba bajo una capa muy superficial de piel, frío/calor, lo que hacía que al cabo de un rato soltara un poco de vapor, apenas visible con la densa cortina de lluvia, era la sangre que limpiaba la sangre y hacía arder las heridas mientras lloraban a los muertos en silencio. Las llamas todavía crepitaban, rudas y salvajes, daba la impresión de protegerlas de aquellos que aún quedan, las últimas ratas que huían antes de que todo se desmoronasen a su alrededor. Lo consiguieron. Las dos solas peleando a brazo partido habían abierto un camino temporalmente, por lo menos bastante para que Zafirra pudiera ser rescatada, apretó su hombro porque sabía que en un momento como ese, después de lo que hizo, no había suficientes “todo irá bien” ni “No te preocupes, es lo que tenía que pasar” porque simplemente no existían palabras de consuelo. Ella lo sabía bien por eso lo único que pudo brindarle fue una sonrisa al tiempo que cubría sus ojos por la luz, escuchó maldiciones, a veces en su lengua natal y otras en japonés, palabras y un tono tan fuerte e imperante que chistaría al mismo Lenin, visualizó el cabello rubio revolverse mientras intentaba fijar la vista en el hombre que maldecía.

¿Tú padre….?-casi rió encantada y volvió la vista hacia el cabello rojo ondearse por el viento que despedían las hélices en movimiento—. Me cae bien, se le ve con energía.

Sus tranquilos pasos comenzaron una azarosa carrera ya que prefería que Zafirra se marchara lo antes posible ya que quería que se alejasen el tiempo suficiente para estar seguros aún si se informaba de la presencia del Jet, el hombre seguía maldiciendo aún cuándo apretaba protectoramente a la pelirroja entre sus brazos, su hermano habría hecho lo mismo con ella*. Los finales felices son historias si acabar. Es una frase de una película que le habían dicho, pero viendo eso pensó que estaba bastante equivocado, es cierto que la historia de Zafirra y su familia seguiría, por días, semanas, meses, años, ¿ y qué? Estaba viendo un final feliz momentáneo, lo más cercano a experimentar la felicidad dentro del panorama actual, también pensó que recibiría un abrazo como ese tan pronto como pudiera salvaguardarse de la nueva lluvia de disparos que acabaría llegando si conseguía reunirse de nuevo con su hermano y eso la hizo mantener la sonrisa firme, con las comisuras de los labios alzadas, volvió a agarrar el rifle dejándolo a reposar en su hombro, subió las gafas hacia arriba para poder verlo una vez más a través de sus propios ojos y grabar la imagen en su retina.

Es mejor que os marchéis ya-le dijo al hombre rubio, creyó recordar que se llamaba Eytan—. La tranquilidad no va a durar mucho, cuánto antes salguéis antes estaréis amparados por la nula señal de la zona fantasma y…..ella hizo un buen trabajo, fue muy valiente, supongo estás orgulloso de ella. Yo lo estoy.

Volvió la mirada de color arena hacia los ojos brillantes, todavía algo húmedos, de Zafirra, se sintió casi como una niña perdida y triste porque no se le daba demasiado bien decir adiós, era la sensación más extraña del mundo, tenía un serio problema con el abandonado así que todo lo que hizo en primer lugar fue darle un abrazo como dos estelas rojas brillando al unísono en dos cuerpos diferentes, casi fue un reflejo maternal. Se separó asintiendo con la cabeza para que se marchara ya antes de que algo más pasara, a un lado suyo Heimlich observaba con su pequeño cuerpo erguido y su pelaje húmedo a causa de la lluvia, apenas dio unos pequeños pasos más, rodeó levemente los pies de Zafirra porque también entendía que era una despedida, apretó la mano de Eytan educadamente mientras este hacía que la joven subiera primero, de reojo vió a alguien más, no entendía lo que le decían a la pelirroja, sin embargo sabía que sólo estaban contentos de que ella estuviera a salvo.

No te pierdas, Zafii-solicitó, esta vez como una petición más que cualquiera otra cosa, un poco referente al descontrol que había pasado antes—. Yo no lo haré.

Afirmó aquello último como un promesa, el hombre desaparecía cerrando la puerta del Jet, Lili se alejó viendo como comenzaba a despegar, se echó hacia atrás mientras la maquinaria se elevaba por los cielos nublados que apenas dejaba pasar algún rayo de sol, el viento arreciaba arañándole la piel, volvió a ponerse las gafas con el cabello húmedo pegándose cada vez más a su cara, el ruido del motor y las hélices empezaba a ser tan lejano cuánto a la imagen que ofrecía desapareciendo entre las nubes como si en realidad nunca hubiera estado allí. El panda rojo emitió un resuello y tomó impulso para acabar saltando a su hombro, sacudió un poco el pelaje mojando sus gafas junto a las gotas, vió el arco irís en el que no había reparado anteriormente.

No está mal para empezar el día, Hei.

Y caminó con el rifle en ristre esperando por ese día dónde habría sol, no tendrían que coger más armas, ese día en el que vería a esa persona otra vez, esa que le hace creer que las horas pueden durar minutos y un segundo toda una vida.


*
Spoiler:
Es que no sé mientras escribía en esta parte del post donde Lili veía a Zafirra y Eytan abrazarse mientras piensa en lo de los finales felices me imaginaba esta canción de fondo XD. Bueno último post mío, genial haber roleado contigo :3

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrega Especial (priv lili) FINALIZADO.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.